DERECHOS DE AUTOR

IBSN: Internet Blog Serial Number 16-07-1995-66
Mi blog está protegido por IBSN, esto resguarda lo que aquí está publicado y necesitas mi permiso para reproducir algo total o parcialmente. Una falta estará penada por ley.

Gracias ^^


Gracias ^^
Por tomarte tu valioso tiempo en leer mis historias ;)
Le doy gracias a toda la gente que de VERDAD
lee los capítulos, yo creo que no es mucha gente,
mas sin embargo aprecio mucho que lean ♥
Para sugerencias de algún tipo pueden agregarme a su correo:
helen.dcshoes@live.com.mx
;) siempre & cuando sean constructivas n.n
...
Supera día a día todas tus metas & sueños, así es como se
llega a la grandeza (:

Autora del blog
DARKLIGHT ♥

domingo, 4 de octubre de 2009

C. Alone

bosque_picnik

Al llegar al aeropuerto sentí una brisa un poco anormal, hace demasiado tiempo que no la había sentido.

Cuando recogí mi equipaje me di cuenta que toda la gente esperaba o buscaba a alguien, yo simplemente pasaba a sus lados sin darme cuenta que estoy sola, nunca había sentido la necesidad de estar junto a alguien, simplemente pasaba todo el tiempo con Connor, durante los últimos años me había dado cuenta que trataba de calmar mi soledad con Connor, estaba a punto de salir de ese lugar cuando una mano se aferró a mi muñeca, me volteé a la carrera lo que provocó que mis cabellos se alborotaran, fue como si todo se hubiera quedado detenido, vi a Mark, recargado en la pared leyendo, deteniendo el libro con una mano y con otra mi muñeca, ni siquiera ahora me miraba a los ojos, siempre mirando desde otro punto de vista Mark siempre llamó la atención del público femenino pero ahora parecía que había incrementado de manera grotesca esa atracción que impactaba entre las demás mujeres, parecía que todo el mundo nos miraba con curiosidad.
-¿Mark?-murmuré fríamente
No contestó, simplemente levantó la vista y observé sus profundos ojos azules turquesa.
-Se supone que debería llevarte a la dirección que se encuentra escrita en el papel del bolsillo izquierdo de tu sudadera-me quedé perpleja, hablaba muy rápido, un grupo de chicas pasaron y se quedaron paradas frente a nosotros y empezaron a murmurar cosas, después observaron que el detenía mi muñeca, intenté soltarme automáticamente pero sin embargo el no me soltó-Pero supongo que no querrás que yo especialmente-después remarcando su voz-PIERDA MI TIEMPO LLEVÁNDOTE.
-No es que quiera que tu especialmente me lleves, pero no conozco este lugar-dije mientras sostenía fuertemente mi equipaje.
-Ok, ya que me ruegas que te lleve lo he considerado y esta bien te llevaré-dijo mientras me jalaba de la muñeca hacia la salida, forcejeé para que me soltará.
-Mark, hazme el gran favor de soltar mi muñeca-pareció que entendió lo contrario ya que se aferró mas mi muñeca al punto de lastimarme-Me estás lastimando-dije fríamente.
-No, te podrías perder-dijo malhumorado.
Cuando el coche se detuvo enfrente de la casa mas escalofríante que había visto en mi vida, aparte de que estaba en el corazón del bosque la casa, era extremadamente grande, me sentí un poco intimidada, Mark sonrió y dijo.
-Aquí es tu destino-dijo sonriendo burlonamente.
No pude evitar enarcar una ceja.
-Es enserio-dijo mientras me abría la puerta.
Asentí con la cabeza.

Al encontrarme frente a una reja que llevaba hacia la puerta principal, al abrir la reja rechinó de manera siniestra, me sentí en una escena de alguna película de terror, vi a alguien salir de la puerta principal, por la forma en cómo vestía supe de inmediato que era el personal encargado de los deberes de ese lugar tan mas siniestro, era un hombre de edad mayor y con gesto de pocos amigos, caminó lentamente hacia mi y Mark.
-Señorita Rain-dijo sonriendo artificialmente-Le doy la bienvenida al hogar de la familia Darksen-esta vez me miró intensamente, me di cuenta que tenía mi mano aferrada al brazo de Mark, tragué saliva-Señorita no hay necesidad de que sienta miedo-dijo con un tono sarcástico el anciano-Ahora llevare su equipaje dentro de la casa-después lo seguí aunque me di cuenta de que Mark se quedó recargado en la reja.
-Mark-susurré fríamente sin darme cuenta, el me miró con una profunda curiosidad, a continuación esbozó una sonrisa sarcástica.
-Que duermas bien-se fue caminando, maldito.
La puerta se quedó abierta, al entrar una brisa azotó mi rostro y sentí frío.
-Su habitación es por aquí-dijo el anciano que estaba arriba de unas escaleras anchas en forma de caracol, asentí y lo seguí en silencio.
La decoración era gótica y siniestra, el anciano era siniestro, todo en esa casa me producía miedo infinito.

Salí a caminar después de acomodar mis cosas en la habitación, había un bosque demasiado similar a mi casa junto con la señorita Rusell y mi padre, sólo que sin Connor me sentía mas sola de lo normal, a lo lejos pude observar una figura masculina en el borde de un barranco, parecía mirar vacíamente el abismo que se encontraba a sus pies, sentí un gran impulso de evitar ese suicidio, me encontré a mi misma corriendo hacia aquella persona, cuando choqué con el, los dos caímos en el suelo, no pude evitar abrazarme a el, me sentí aliviada, aunque al instante me levanté, me sentí mareada, así que me volví a sentar en el piso y me recosté, cerré fuertemente los ojos.

-¿Estas bien?-preguntó una voz masculina increíblemente profunda.

-No, en realidad me siento mareada pero ya esta bajando este síntoma-dije aún con los ojos cerrados, al abrir los ojos me sorprendí de lo que vi, era un hombre de mi edad, era de tez pálida, cabello negro azabache despeinado, facciones frías aunque eran sumamente singulares y hermosas, era muy alto y esbelto, tenía complexión atlética, ojos de un verde intenso, sus pestañas eran largas, el estaba ligeramente inclinado hacia mi, me miraba con curiosidad.

-¿Quién eres?-pregunté, al instante me sentí descortés, la manera en que sonó fue mas que descortés, el enarcó una ceja.

-Mi nombre es Armand Darksen-dijo mientras me daba la espalda.

-Bueno, Armand, mi nombre es Jane Rain-dije mientras me levantaba.

-¿Acaso te pregunté tu nombre?-dijo fríamente

-Nunca fue una respuesta a alguna pregunta, simplemente me sentí comprometida a decirte mi nombre al haber preguntado el tuyo, quizás no lo conozcas pero se llama educación-dije algo molesta

-¿Educación?-preguntó sarcásticamente

-Si, ejemplo de mala educación, no me has agradecido por salvarte de una caída del barranco de la altura de mínimo 36 pisos-dije enarcando las cejas.

-¿Agradecerte?-después esbozó una sonrisa burlona-Nunca pedí que me salvarás, no pienso agradecerte por entrometida-me sorprendí.

-Bueno, ya que esta discusión no nos llevará a ningún lugar, me voy, para que no te sientas acosado por mi equivocada actitud entrometida-dije tratando de igualar su tono engreído

Sabía que Armand Darksen era una persona completamente incompatible conmigo.

El fin de semana pasó rápidamente.

El lunes por la mañana alguien tocó mi puerta.

-Señorita Rain, si no se levanta aurita, no llegará a tiempo a la escuela-dijo una señorita encargada del aseo de la casa

-Ah, gracias-dije mientras me metía al baño casi corriendo.

Cuando bajé corriendo la escalera, me dijo el jefe de personal que el joven Armand había salido de la casa hacia diez minutos y no pensaba regresar a casa hasta por la tarde, sonreí, vaya que Armand era molesto, tuve que ir caminando, por lo que cuando llegué todos los alumnos estaban en la ceremonia de inicio de cursos, al entrar al salón principal de la escuela, la puerta rechinó guturalmente, sonreí para mis adentros, todo el mundo volteó a verme, estaba realmente nerviosa por el hecho de que nunca había asistido a una escuela normal, ya que siempre había tenido a un tutor que me enseñaba en mi casa, me senté al final de una fila, no había nadie sentada junto a mí, por lo cuál me sentí agradecida de llegar tarde, al acabar la ceremonia, Armand se acercó a mi y me entregó un papel.

-Tu horario-dijo mientras salía del salón acompañado, bueno los demás, ja, en realidad las demás chicas lo iban siguiendo, algunas voltearon a verme fríamente, vi que también un grupo de chicas observaban a Mark que naturalmente estaba recargado en un pilar leyendo, lo miraban tan fijamente que Mark frunció el ceño y las miró fríamente, miré mi horario, al parecer la primera clase era de matemáticas, me acerqué a Mark, aunque no sabía como actuar cuando todas las chicas rodeaban a Mark, al estar frente a el, tomé valor.

-Mark-dije en voz cada vez mas baja, el levantó la vista e intentó sonreír-¿Sabes donde es el aula de matemáticas?-el asintió, caminó delante de mí, lo seguí, la escuela era repentinamente grande y había algunos alumnos que nos miraban curiosamente, Mark se detuvo frente a una puerta de madera, que era bastante amplia.

-Yo también tengo matemáticas-me senté en una fila de asientos junto a la ventana en el último lugar, Mark se sentó en la fila de juntó, al igual que yo en el último lugar, observé el hermoso paisaje, poco a poco se fue llenando el aula, algunas chicas se acercaron a Mark, el cuál las ignoraba, cuando la maestra llegó pidió silencio a la clase, el cuál parecía ignorarla, me quedé callada observando a la maestra que parecía histérica, dio un golpe en el escritorio y el aula se quedó en silencio, la mayoría de la clase nos dio una reprimenda sobre nuestras actitudes, al terminar la clase, Mark se levantó.

-Jane ¿Que clase tienes?-preguntó con la mirada fija en el pizarrón

-Historia-dije levantándome torpemente.

-¿Enserio? yo también tengo historia, vamos-dijo mientras avanzaba por el pasillo, lo seguí lentamente, volteó a verme e hizo un gesto para que me apresurará, la escuela era sumamente aburrida, nos sentamos en los mismos lugares en la clase de Historia, esa clase me di cuenta de que Armand parecía fastidiado por el grupo de chicas que los seguían torpemente, se sentó un lugar adelante del mío, volteó a verme y dijo.

-No pienso hablarte en la escuela, así que tendrás que fingir que no nos conocemos-dijo fríamente

-No pensaba dirigirte la palabra ni en la escuela ni en tu casa-dije mientras veía la ventana.

-Ya veo, entonces que sea así-dijo mientras se volteaba a su lugar, Mark me sonrió.

-Creo que eres la primera chica que trata indiferente a Armand-sonreí.

-Es por que las demás son chicas superficiales, que no ven mas allá de los físico-dije mientras esperaba que escuchará Armand.

Volteó a verme.

-¿Así que dices que soy atractivo?-preguntó enarcando una ceja

-No estaba hablando contigo, mas sin embargo alimentaré tu estúpido ego, para ellas eres así mas no para mí-dije mientras Mark y Armand se devolvían una mirada de profunda enemistad y rivalidad.

Cuando entré en la cafetería junto con Mark, encontré un papel arrugado en el piso en el venía escrito un poema.

 

Desde el tiempo de mi niñez, no he sido
como otros eran, no he visto
como otros veían, no pude sacar
mis pasiones desde una común primavera.
De la misma fuente no he tomado
mi pena; no se despertaría
mi corazón a la alegría con el mismo tono;
y todo lo que quise, lo quise solo.
Entonces -en mi niñez- en el amanecer
de una muy tempestuosa vida, se sacó
desde cada profundidad de lo bueno y lo malo
el misterio que todavía me ata:
desde el torrente o la fuente,
desde el rojo peñasco de la montaña,
desde el sol que alrededor de mí giraba
en su otoño teñido de oro,
desde el rayo en el cielo
que pasaba junto a mí volando,
desde el trueno y la tormenta,
y la nube que tomó la forma
(cuando el resto del cielo era azul)
de un demonio ante mi vista.

Enseguida reconocí el poema de Alone (solo) de Edgar Allan Poe, me sentí un poco familiarizada con el poema, enseguida sentí que alguien me arrebató el pedazo de papel.


BLOOD SECRET-INSOMNIA
Insomnia.


Delgadas son las faldas que la noche dejó atrás,
Antes de que el día quiebre el cielo con su crepitar.
Delgados son los jirones del sueño,
Oscilando en el espíritu cansado del viento;Pero en medio de aquel reposo inquieto
Que desgarra la trama del olvido y el recuerdo,
Mi alma se estira hacia la tuya,
Cada vez más cerca.

Nuestras vidas nunca se unen;
Nuestros pensamientos nunca se distancian,
Aquello que aferra tu corazón al mío,
Parece disolverse en un brillo sombrío.
Esta noche, el Amor ejerce un control total,
Y con deseo y con pesar,
Mi alma se arrastra hacia la tuya,
Cada vez más cerca.

¿Existe un hogar, dónde la pesada Tierra
Se derrita en el aire brillante,
Y dónde el mal no se respire;
Dónde el agua barra el eco de la sed,
Y el fuego sea el reflejo de nuestra fe?
Si la voluntad yace atada al objetivo,
Tal vez allí pueda su esperanza engendrar.
Mi alma, en esta hora desolada,
Se agita hacia la tuya,
Cerca, siempre un poco más.


Dante Gabriel Rossetti.