DERECHOS DE AUTOR

IBSN: Internet Blog Serial Number 16-07-1995-66
Mi blog está protegido por IBSN, esto resguarda lo que aquí está publicado y necesitas mi permiso para reproducir algo total o parcialmente. Una falta estará penada por ley.

Gracias ^^


Gracias ^^
Por tomarte tu valioso tiempo en leer mis historias ;)
Le doy gracias a toda la gente que de VERDAD
lee los capítulos, yo creo que no es mucha gente,
mas sin embargo aprecio mucho que lean ♥
Para sugerencias de algún tipo pueden agregarme a su correo:
helen.dcshoes@live.com.mx
;) siempre & cuando sean constructivas n.n
...
Supera día a día todas tus metas & sueños, así es como se
llega a la grandeza (:

Autora del blog
DARKLIGHT ♥

domingo, 7 de marzo de 2010

C. Mente Abierta (aparición de Gabe)

C MENTE ABIERTA

Por Winter

-¿Que vas a hacer hoy en la tarde?-me preguntó Mark mientras caminábamos hacia el salón de la primera hora

Sonreí.

-Creo que nada, ¿Por que?-el se pasó una mano por el cabello.

-Va ser hoy la fiesta de Jennifer, la capitana de las porristas-lo miré sin comprender precisamente.

-Y entonces por eso me preguntaste que si tenia algo que hacer hoy ¿no?-

-No, en realidad, quería ver si existía la pequeña e inexistente posibilidad de que quisieras ir conmigo, aunque si no quieres esta bien-

-Am, pues no tengo mucho que hacer, así que creo que estaría bien, ¿A que hora vas a pasar por mi?-el esbozó una sonrisa torcida

-A las siete ¿Te parece?-asentí con la cabeza-Nos vemos-se dirigió hacia donde estaba Armand

-Hola-voltee a ver, era Jennifer

-Hola-sonreí

-¿Quieres ir hoy conmigo de compras?-

Asentí con la cabeza

-¿Vamos a ir con tus otras compañeras de animación?-me fastidiaban las demás porristas, a excepción de Jennifer.

-No-dijo con una expresión que no pude comprender del todo

-Entonces, me parece bien-cuando llegamos al salón Jane ya estaba en su lugar, la odiaba.-Buenos Días-la miré de reojo

-Buenos días-ella respondió sin mucho animó.

La mayoría del día observé cada pequeño movimiento de Mark, no era mi intención, pero era inevitable, me parecía tan interesante, tan fascinante.

-Ya nos vamos-Jennifer me jaló de la mano, fuimos de compras a demasiados mall´s, demasiadas marcas, gasté demasiado dinero, pero por muy inmaduro hasta cierto punto, quería lucir bien para ver a Mark.

-Pues me parece que es genial que te guste Mark-me quedé observando a Jennifer, que estaba comprándose unos jeans Guess, me sorprendió, ya que yo nunca le había comentado a Jennifer que me gustaba Mark.

-¿Tan obvio es?-me sonroje, sin poder evitarlo.

-Hacen una bonita pareja, ahora hay que hacer el plan para que el te pida que salgas con el, esta noche empieza el plan-la mire con un poco de terror.

-¿Cual es el contenido de ese plan?-la miré sin comprender del todo.

-Pues hoy, te tienes que ver hermosa, lo eres, pero hay que deslumbrar-sonreí.

-Vamos-la tomé de la mano

Cuando salí a recibir a Mark para irnos, el se quedó mirándome con la boca a medio abrir, después de unos segundos controló su expresión.

-Te ves muy-lo dudó-nada, olvídalo, ¿Nos vamos?-

Asentí con la cabeza.

Cuando llegamos a la casa de Jennifer, ya estaba repleta de adolescentes, había música, alcohol, etc...

-Vamos-lo jalé de la mano, el simplemente la tomó, sentí que flotaba, era idiota.

-Winter-Jennifer me abrazó, ella estaba sensacional, traía un vestido que no dejaba nada a la imaginación, Mark la miró con indiferencia-Mark-lo saludó con la mano-¿Estas lista?-me susurró al oído.

Asentí con la cabeza.

-¿Que pasa?-preguntó Mark

-Nada-nos sentamos en una mesa en un rincón, la mayoría de los invitados estaban bailando, otros tomando, con  amigos, la típica pareja que no se controla en público, observé como Armand estaba rodeado de gente, riendo, las chicas lo miraban con las mejillas sonrosadas, los chicos lo miraban con admiración y algunos con envidia e irritación, cuando nuestras miradas se encontraron el sonrío y camino hacia nosotros.

-Hola-se sentó a mi lado

-¿A que hora llegaste?-preguntó Mark

-Acabo de llegar-afirmó Armand sonriendo, parecía deslumbrante, lleno de energía.

-Bueno, déjanos solos-lo empujé, el se fue a la barra de bebidas, empezó a platicar con un grupo de chicas.

Todos empezaron a ir a las mesas, algunos seguían bailando, todos estaban disfrutando.

Me pasé hablando por horas con Mark, reíamos y no dejaba de disfrutar de su compañía, el parecía feliz.

-¿Sabes? Disfruto mucho de tu compañía-admitió Mark

Acababa de llegar Jane con Harry, la expresión de Mark cambió por completo, parecía que le dolía demasiado eso, miré hacia el suelo.

-¿Quieres una bebida?-preguntó Mark, asentí con la cabeza, se repitió la pregunta unas veinte veces, Mark estaba tomando como descontrolado, parecía que no tenía un límite,¿A donde va esta calidez? Cuando llegué el mañana ¿Se desvanecerá por completo?.

-¿Mark?¿Estás bien?-se había arruinado mi noche, el parecía tan frío y distante como siempre.

-Sí-me observó fijamente durante varios minutos, lo voltee a ver, esperando que dejara de hacerlo, pero parecía que había hecho el efecto contrario, ya que no dejo de verme ni un segundo-Voy con Armand, bueno vamos-me jaló del brazo.

Armand estaba sentado en la barra de bebidas, estaba solo y pensativo, Jane estaba con Harry y el equipo de Harry, Armand miraba hacia Jane con frialdad, volvía a ser el de siempre.

-¿Estas bien?-le preguntó Armand a Mark, notando que había tomado mas de la cuenta.

Mark asintió con la cabeza.

Me dirigí hacia afuera, ya estaba harta, observé el cielo durante largo rato, alguien se sentó junto a mi, rodeándome con sus brazos, era Mark.

-¿Estas bien?-le pregunte

Asintió con su cabeza y puso sus labios sobre mi hombro, lo voltee a ver.

-¿Mark?-el me miró sin contestar, nos quedamos así demasiados minutos, me armé de valor para confesar mis sentimientos-Mark, la verdad es que pienso que eres un chico maravilloso, estoy…-me quedé callada y lo miré.

-¿Estas que?-el preguntó serio, bostezó.

-Estoy completamente loca por ti, en otras palabras, estoy enamorada de ti-cerré los ojos, no esperaba una respuesta, al menos no ahora, eso era lo que yo creía, Mark se quedó callado-¿Mark?-abrí los ojos, y me di cuenta del peor error de mi vida, Mark estaba mirándome fijamente.

-Es una broma ¿Verdad?-el preguntó riendo, me levante irritada por completo.

-Si idiota, es una broma-dije sarcástica, entre en la fiesta, de nuevo, vi a Jennifer, fui con ella.

-¿Que ha pasado?-

-Algo pues no tan maravilloso, le dije que estaba enamorada de el, y me pregunto si era una broma-miré hacia el suelo.

-Aunque quizás eso sea equivalente a un rechazo, pues pienso que no deberías rendirte, todo lo contrario, pero de diferente manera, ven, te voy a presentar a alguien-me llevo de la mano a donde estaban las porristas con los demás, había un chico que era de cabello negro despeinado, alto, de tez ni blanca ni morena, ojos castaños.

-Winter, el es Gabe, es mi hermano, el capitán del equipo de Baloncesto de la escuela-se dirigió hacia Gabe-Gabe, ella es Winter, es nueva en la escuela-el me sonrío

-Eres una chica sumamente bella-no sonreí, solo pude levantar levemente la comisura de mis labios-Vamos a bailar-me jaló de la mano, lo seguí, bailamos demasiado tiempo, parecía que comenzaba el clímax de la fiesta cuando empezó una canción que tenía el ritmo demasiado pegajoso, cuando termino la canción Gabe me jaló de la mano hacia fuera de la pista, estuvimos sentados en las escaleras de la casa de Jennifer.

-Te ves un poco molesta ¿Porque?-sonreí

-Prácticamente o bueno hoy me rechazó el chico que me gustaba, aunque pues eso ya no importa demasiado-

-¿A quién te le confesaste?-parecía sorprendido

-A Mark-suspiré

-Bueno es que Mark tiene almidón en las venas en vez de sangre-reí

-Tienes razón, es un idiota-me quedé mirando a Gabe, el estaba mirando hacia abajo-¿Pasa algo?

-No, es que en realidad, me enamoró con facilidad-lo miré sin comprender-Bueno y ¿Que te gusta hacer en tu tiempo libre?-la mayoría de la noche platicamos sobre nuestras vidas, era demasiado sencillo hablar con Gabe, era amable y al mismo tiempo gracioso, ya se habían ido todos.

-Ya es muy tarde, son las seis de la mañana-admití

-Es muy temprano, apenas son las seis-murmuró, el cortó la poca distancia que había entre nosotros, sus brazos estaban pegados a los míos.

-¿Ya quieres irte?-

-Si, estoy cansada-admití

-Vamos, yo te llevo a casa-me rodeó el cuello con su brazo.

Cuando el coche se estacionó frente a casa de Armand, el se bajó a abrirme la puerta, empecé a sacar las llaves de mi bolso.

-Winter-murmuró Gabe y se acercó a mí, tomó mi rostro entre sus manos, el me besó suavemente, fue un beso tierno al principio, pero en vez de rechazarlo, no pude evitar devolverle el beso con intensidad, no podía pensar con claridad, parecía que sus besos eran un oasis en medio del caliente desierto pero en vez de calmar mi sed, la aumentaba, me separe de Gabe, ya que no podía respira.

-Hasta Luego-murmuró y se fue, me quedé al pie de la puerta, estaba confundida, cuando entré me encontré con Armand, que estaba sentado en las escaleras, me senté junto a el.

-Armand-lo abrace, bostece, estaba cansada.

-¿Acabas de llegar?-el me devolvio el abrazo.

-Si, ¿Y tu?-

-Llegué hace media hora, ¿Así que te le confesaste a Mark?-

-Si, pero me rechazó, aunque ahora me alegró de que lo haya hecho-suspiré, pensé en Mark.

-¿Por el chico con el que estabas bailando?-

-Se llama Gabe, solo es mi amigo-recargué mi cabeza sobre mis rodillas.

-Pues en realidad pienso que deberías olvidar a Mark-

-¿Porque?¿Te dijo algo?-pregunté asimilando la información, empecé a sentir nauseas, me habían rechazado y eso me dolía.

-Me dijo que te le declaraste, pero no le gustas a Mark, creo que solo te ve como un estorbo-miré hacia la puerta

-¿El te dijo eso?-

-Si, el me dijo que eras un estorbo, el quizas es un idiota-murmuró Armand

-¿Que paso con-le susurré al oído-Jane?-

-Nada, en realidad, creo que ella ya acepto mas que una amistad con Harry, se veían muy unidos e íntimos en la fiesta-Armand tenía un nudo en la garganta, lo podía notar por el tono de su voz.

-Así que estamos en una situación similar-recargué la cabeza en el hombro de Armand

-No, bueno, creo que tienes razón, aunque estoy tratando de conocer mas gente-sonreí

-Yo también-admití-Oye Armand, ¿Acaso te peleaste con Mark?-

-No, es que el me dijo eso, y le dije que no te iba a decir, pero el insistió en que te lo dijera-tragué saliva

-Es un idiota-empezaron a correr lágrimas por mis mejillas, no importaba que Gabe me hubiera besado, yo seguía queriendo a Mark, aunque eso me lastimaba a mi misma, iba a olvidarlo.

-¿Estas bien?-me preguntó Armand

-No, al menos emocional y sentimentalmente, aunque de salud creo que si-con el torso de mi mano empecé a limpiarme las lágrimas.

-Tienes que olvidar a Mark-dijo Armand

-Tu tienes que olvidar a Jane-

-Aunque estoy seguro de que nunca me gusto de una manera especial Jane, creo que solo fue curiosidad-Armand sonrío

-Ajá-tocaron la puerta, me levanté para ir a abrirla, al abrirla observé a una mujer rubia, de ojos claros y figura hermosa, estaba sonriendo, llevaba a dos niñas de cuatro años de la mano, eran rubias-Disculpe, ¿A quien Busca?-

-A Jane Rain, mi hija-me quede boquiabierta

-Lo siento, Jane no se encuentra-salió de la nada Armand

-¿Cuando va a regresar?-preguntó.

Intercambie una mirada con Armand.

No hay comentarios:

Publicar un comentario


BLOOD SECRET-INSOMNIA
Insomnia.


Delgadas son las faldas que la noche dejó atrás,
Antes de que el día quiebre el cielo con su crepitar.
Delgados son los jirones del sueño,
Oscilando en el espíritu cansado del viento;Pero en medio de aquel reposo inquieto
Que desgarra la trama del olvido y el recuerdo,
Mi alma se estira hacia la tuya,
Cada vez más cerca.

Nuestras vidas nunca se unen;
Nuestros pensamientos nunca se distancian,
Aquello que aferra tu corazón al mío,
Parece disolverse en un brillo sombrío.
Esta noche, el Amor ejerce un control total,
Y con deseo y con pesar,
Mi alma se arrastra hacia la tuya,
Cada vez más cerca.

¿Existe un hogar, dónde la pesada Tierra
Se derrita en el aire brillante,
Y dónde el mal no se respire;
Dónde el agua barra el eco de la sed,
Y el fuego sea el reflejo de nuestra fe?
Si la voluntad yace atada al objetivo,
Tal vez allí pueda su esperanza engendrar.
Mi alma, en esta hora desolada,
Se agita hacia la tuya,
Cerca, siempre un poco más.


Dante Gabriel Rossetti.